ALGO PASA EN PUMAS CU

Por Pedro Flores

En un momento de clima político desbordado, en donde cualquier detalle puede ser aprovechado por los eternos “mesías sociales que apoyan las causas justas” sabedores de que el estudiantado representa un filón de oro para cualquier partido político, aparece un conflicto con el equipo de fútbol americano, campeón de la ONEFA Pumas CU.

Resulta sorprendente, que el equipo de Pumas, cite a conferencia de prensa y ante medios de comunicación exponga una serie de anomalías significativas, algunas como el hecho de que han jugado con cascos defectuosos que ponen en peligro la integridad física de los jugadores y detalles que están relacionados con la falta de logística en los viajes y alimentación.

Pero también son significativas acciones administrativas que externaron en donde señala hecho que pueden constituir violaciones a la Ley Federal del Trabajo como es el hecho de suspender el pago—que la parecer ayer se liberó—a más de 20 trabajadores, dentro de los cuales estaba contemplada la segunda parte del aguinaldo.

Ante esta serie de hechos, desde finales del año pasado los dirigentes sindicales tanto de APAUNAM como del STUNAM ya habían platicado con las autoridades correspondientes, ante la presentación de quejas por parte del sector laboral en contra del área de Deportes, pero al parecer sólo los escucharon.

La situación que se agravó con la destitución de Raúl Rivera como presidente de ONEFA y la del “Blakie,” Gabriel Alejandro Sánchez Acuña, coordinador defensivo de los Pumas Campeones, persona estudiosa de Nicolás Maquiavelo y quien aplica muy bien las enseñanzas plasmadas en el libro “El Príncipe”, además del despido personal calificado en otras áreas en donde se han obtenido grandes logros como es en los grupos de animación que ha tenido triunfos nacionales e internacionales.

Crear inconformidad dentro de un grupo representativo de la UNAM, en un deporte emblemático en tiempos en donde puede aparecer otro Mosh por sólo nombrar a uno al que le ofrezcan hasta una diputación, con el fin de levantar al estudiantado u otro conflicto como el que derrocó al Rector Ignacio Chávez, es peligroso.

Los sindicatos de la UNAM, cuyos líderes tienen experiencia en muchos de los movimientos estudiantiles internos que se han generado dentro de la UNAM, están en espera de, no sólo de alguna curul, sino de ver cómo evoluciona el conflicto para tomar cartas en el asunto, y sería pésimo para la UNAM que apenas iniciado el periodo de clases hubiera paros y huelgas, por fallas administrativas que han externado y no se han resuelto.

Esta situación nos hace recordar una canción de “Los Tigres del Norte” que señala que: no hay que atizar el fuego de la caldera del diablo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *