LOS “SEMILLEROS” SON UN ESPEJISMO

Por Pedro Flores

 

Uno de los grandes temas que se manejan en el futbol americano nacional, es el respeto a los semilleros, pero realmente existen los semilleros y es válido sostener este concepto para evitar el desarrollo integral del fútbol americano nacional.?

 

El término SEMILLERO en nuestro fútbol americano es un término ambiguo por lo que prácticamente nadie lo respeta, tal vez Fademac sea la excepción interna, ya que ahí no se permite el pirateo, pero la realidad es que nadie garantiza que los jugadores de  las categorías infantiles y juveniles lleguen a un equipo de liga mayor.

 

Son decenas de casos en los que por diversas causas, los jugadores cambian de equipo, desde un cambio de domicilio, de escuela, una lesión, que no le den oportunidad de jugar,

hasta el “estimulo· de una beca en alguna institución de nivel superior.

 

Un fenómeno muy especial presentan las categorías infantiles de instituciones como la UNAM el IPN, y obviamente el sistema Tec., en los cuales difícilmente el 10 % de sus jugadores llegará a Liga Mayor, pero eso si desmantelan a ligas que se han preocupado por muchos años las infantiles y juveniles y hasta intermedia, aunque en este punto tal vez $ean otra$ las motivacione$ que fundamentes esta situación.

 

Y tenemos un ejemplo, cuando Chapingo de ONEFA resurgió, en Liga Mayor, sus autoridades  aprobaron que se creara la categoría infantil y quienes fueron los perjudicados los Toros Salvajes de Chapingo, fundadores de Fademac.

 

Lo anterior provocó una total división entre estas dos organizaciones que prevalece hasta la fecha, y que suspendió totalmente los tazones infantiles y juveniles, anunciados como bombo y platillo por ambas ligas, en un restaurante argentino cercano a Fademac.

 

Esta división ha perjudicado mucho al desarrollo del deporte, ya que incluso en esa época se habló  de buscar  homogenizar calendarios y sobre todo pesos, pero después de los antes señalado todo quedó en buenas intenciones. Se sabe que la ONEFA en lo interno, el nuevo presidente ha retomado el caso, pero tal vez esperen en al resultado de las elecciones en Fademac, para volver a intentar el diálogo.

 

Como se puede apreciar no hay una patente de corso que fundamente en su totalidad al término SEMILLEROS, su ambigüedad hace que nadie lo respete ni en infantil, ni en juvenil y menos en intermedia.

 

Tal vez si los registros funcionaran al 100 % y un equipo pudiera demostrar que fulanito de tal, estuvo en un equipo desde infantiles y  se lo llevan a otro equipo con promesa de beca en juvenil de otoño o en intermedia, bien podría la liga o el equipo solicitar una compensación económica por el aprendizaje que llevó a cabo con dicho jugador.

 

Esta anarquía en el término SEMILLERO  ha  ocasionado un fenómeno muy triste dentro de nuestro deporte la falta de cariño por determinados colores, leáse Perros Negros, Gamos, Redskins, Pumas, o Aguilas Blancas y la “comercialización” que muchos padres de familia hacen con sus hijos, a quienes llevan a los equipos que más les ofrezcan no sólo en lo deportivo, sino también en lo económico, lo cual desvirtúa totalmente la esencia del fútbol americano.

 

Pero lo peor de todo, que las ligas toman este término del lado político y no deportivo para cuidar sus intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *