PRESIDENTITIS HABEMUS

 

Por Pedro Flores

 

A partir del próximo diciembre y en enero del 2019 todo cambiará, tendremos un presidente de la República nuevo cuya misión es hacer efectivas las promesas que hizo en campaña, aunque aquí podemos hacer mención de la vieja sabiduría mexicana plasmada en un pensamiento que señala que: del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Pero este fenómeno también se presentará en nuestro fútbol americano en dos diferentes ligas como son por orden alfabético Fademac y ONEFA en donde las situaciones internas presentan como en todo proceso ciertas inconsistencias.

 

En Fademac, la gestión de Delio Álvarez se inició bajo turbulencias de sotavento a barlovento, pero los resultados están a la vista y ahora ya piensa en tomar un año sabático y olvidarse un poco del fútbol americano al cual ha dedicado su vida por más de una década.

Pero vienen las elecciones y su vicepresidente Anuar Rodríguez, corre el peligro de hacerle al Meade, si bien tiene hasta el momento la tiene la “bendición con el Santísimo” y todo parece indicar que tiene el camino libre, hay algunas piedritas que están surgiendo en el ambiente, y son en torno a supuestas explosiones de carácter que le han restado imagen-

Ante esta situación es importante, analizar la historia moderna del país, ya que un aspirante a la presidencia, después de dos intentos fallidos dijo: “la tercera es la vencida” y ganó, y César Sotomayor sigue levantando la mano y ofreciendo como tema de campaña la estricta aplicación del reglamento.

 

Y para no dejar Fademac este 2018 termina la gestión de la actual directiva de Bucaneros, en donde como en todos los clubes hay voces disidentes y eso es bueno dentro de un ambiente democrático, porque de otra manera se convertiría en dictadura, hay gente que exhibe errores que pueden ser corregidos, pero creemos que la lógica se impondrá y se podría esperar una reelección de quienes han forjado en estos años “la época de oro del Club”.

 

De ONEFA, podemos decir que se ve afectada por los acontecimientos nacionales que imperan en las instituciones de educación superior a 50 años del movimiento de 68 y ante un cambio de gobierno y la presencia de gente que quiere alterar el orden público iniciando movimientos dentro de la UNAM.

 

Internamente en la mencionada organización, nos recuerda la frase del extinto ex gobernador de Guerrero Rubén Figueroa, “la caballada está flaca” bueno está peor que en el PRI antes de elegir a Meade, todo parece indicar que por reglamento no podría haber reelección, pero ante la situación, y como el actual titular entro de “bateador emergente” bien podría existir una ampliación de periodo, que estabilizaría mucho la organización.

En fin, que el 2019 será el año de cambios entre los que esperamos el retorno de juegos interligas en categoría mayor e infantil, el retorno de tazones, el retorno de los ex presidentes y no el retorno de los brujos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *