NECESARIOS PATROCINIOS EN EL FUTBOL AMERICANO

Por Pedro Flores

A pesar de que como en este espacio dijimos, estamos viviendo la segunda época de oro del futbol americano nacional, con la promoción  en diversos medios electrónicos e impresos, hay que tomar en cuenta que si el gobierno hace efectivo el recorte  del 32 por ciento el presupuesto a universidades en 2019, nuestro deporte se puede ver seriamente afectado.

En el  documento “Situación de Universidades Públicas Estatales con Problemas Financieros” presentado  ante la Cámara de Diputados, indica que el déficit acumulado de  10 universidades , Chiapas, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Zacatecas es superior a los 18 mil 619 millones de pesos, es cuantioso y más grave de lo previsto.

Algunos como siempre  van a decir, pero Michoacán, Nayarit, Oaxaca y Sinaloa no tiene programas de fútbol americano (que si hay futbol americano en esas regiones cabe aclarar), porque nunca falta que alguien lo ve en lo particular y no en lo general, pero en fin son los riesgos de la democracia.

Pero retomando el punto del recorte, si en realidad se lleva a cabo, en el caso de las universidades politécnicas y tecnológicas, pasarían de 4 mil 397.9 millones a 2 mil 764.9 millones para 2019. En tanto, los institutos tecnológicos descentralizados estatales su presupuesto bajaría de 3 mil 472.8 millones a 2 mil 343.2 millones de pesos.

Consideramos que es el momento de ampliar el horizonte y adaptarnos al siglo XXI , sobre todo porque existen instituciones en donde el fútbol americano es emblemático como son entre otras IPN, UNAM EAEM, UANL, las cuales podrían modernizar sus estatutos y dar opción  a que firmas comerciales apoyen en sus gastos de promoción del fútbol americano.

No debemos quedarnos con las malas experiencias como sucedió en algún año en el equipo Panteras Negras de la UAM, que ex jugadores ofrecían donar gratuitamente dos máquinas expendedoras de dulces y refrescos y que todo lo recaudado, poco o mucho, se aplicara en el equipo, y por reglamento fue negativa la respuesta y el equipo a final de cuentas desapareció.

Este tema, ya una vez fue abordado por el” innombrable” en la UNAM y en la ONEFA   quien manifestaba a PRIMERO Y GOL  en su edición 541 de agosto del 2017 que: “el fútbol americano ha crecido exponencialmente y hay que buscar una apertura, para disminuir los gastos a las universidades que lo practican, para estar acorde con los tiempos y obtener mayores apoyos para el equipo.”

Los equipos de “la casa de enfrente” lo hicieron desde un principio, trabajaron con una mentalidad más comercial y ahí siguen, ahora ante la nueva situación que vive el país, ante las nuevas  amenazas de  drásticos recortes presupuestarios, es momento de pensar en buscar patrocinios para los equipos.

Hay un viejo adagio que señala que en las relaciones comerciales la mística es “ganar, ganar”, y creo que esto se pueda aprovechar en forma objetiva, si tenemos en cuenta que si el diablo no mete la mano y hay cambios drásticos, a muchas firmes les interesará invertir en el fútbol americano en donde se están trasmitiendo juegos desde infantiles.

Y qué decir de la liga mayor en donde si  PIENSAN, los directivos de ambas ligas podrían en un calendario adecuado conseguir patrocinios que beneficien no sólo a las instituciones sino a los mismos jugadores, ya que nuestro deporte tendría la presencia que tuvo en otros años, cuando hacíamos cola una semana antes para ver el clásico Poli-Universidad.

Ya viene los  Congresos de ambas ligas, ojalá y tomen en cuenta esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *